Entrevista a Engin Akyürek

El actor Engin Akyürek es uno de los protagonistas de Sefirin Kizi (La Hija Del Embajador en su versión en español) donde se pone bajo la piel de Sancar, un muchacho que trabaja en las tierras del alcalde de Bodrum donde vive junto a su familia; allí conoce a Nare, la hermosa hija del embajador con quien vive un intenso amor que deciden sellar con el casamiento y en la noche de bodas ella le confiesa que fue abusada, algo que Sancar no soporto y decidió abandonarla, pero 8 años despues se enfrentara ante la noticia de que tienen una hija en común a la que deberá cuidar porque Nare está en peligro. En esta sección queremos que conozcas un poco más a este actor con una hermosa entrevista.

¿Cómo pasaste de ser un profesor de historia a actor?

Me he interesado en el teatro desde la secundaria. Solía actuar en papeles amateur y leer varias obras y roles. Simplemente no me vi yendo a una escuela para entrenarme formalmente como actor. En realidad, no creo que las elecciones que hacemos a los 16-17 años antes de que uno llegue a la Universidad sean muy realistas. Si lo piensas, muchas personas no están siquiera en el mismo campo que han estudiado. Cetin Altan tiene un gran refrán al respecto. Él llama a Turquía «el país sin una carrera”. Y, en lugar de ir a la escuela de actuación, decidí ir a la Universidad y estudiar algo que me interesara más, ya sea literatura o historia. Después de mis exámenes, comencé en la Universidad de Ankara como profesor de Historia. Fue durante mi segundo año, cuando estaba actuando en una obra amateur, que me di cuenta de que realmente quería ser actor. 

 

¿Qué cambió en vos en ese tiempo en el que decidiste dedicarte a la actuación?

Esta es una emoción indescriptible. Tal vez era lo que me estaba pasando, o quizás, cuando uno crece, tal vez es capaz de ver más claramente lo que queremos hacer con nuestras vidas. Parece que todo viene junto, tus opciones actuales, lo que deseas en el futuro, etc. y, durante este tiempo, me di cuenta de que yo era capaz de ser más yo mismo cuando actuaba, que podía expresarme mejor. Personalmente, creo que todo el mundo debería estar haciendo lo que les apasiona y lo que los hace realmente felices. 

 

¿En tu profesión de actor, qué es lo que más te hace feliz?

Por supuesto la capacidad de crear, ser una persona diferente con cada personaje, asumir la personalidad de cada rol, ser alguien fuera de mí, involucrarme emocionalmente con el personaje. Y estos sentimientos no quedan en el actor, nosotros mismos compartimos nuestras emociones con el público. Sus respuestas, la aceptación de nosotros como estos personajes también nos hacen felices. Además, cuando era niño, solía preguntarme, ‘Me pregunto si puedo hacer esto’. Ser capaz de hacer lo que soñaba hacer también es una gran sensación. 

¿Sentiste miedo o emoción cuando entraste en este mundo al compartir trabajos con actores reconocidos?

¡Por supuesto estaba emocionado y asustado! . Nada viene fácilmente. Estaba asustado de estar entre tantos grandes actores. ¡Y no sólo los actores! ¡Había un estupendo guionista, director y productor! ¡Los jóvenes actores eran también algunos de los mejores! Entre esos grandes talentos, uno tiene que asegurarse de también hacerlo muy bien, de no arruinarlo. Eres nuevo, vas a estar en la TV por primera vez. Además, es un drama pero con un tono de comedia. Ser capaz de mostrar tanto drama como comedia a la audiencia es extremadamente importante. Por ejemplo en Yabanci Damat para mí fue una prueba en la cual todo estaba incluido en el papel. Fue un gran comienzo para mi carrera de actuación. Pero, para mí, cómo uno continúa un viaje es tan importante como la forma en que lo empieza. Cómo avanzas por ti mismo, lo que traes a la mesa, cómo lo produces ahora afecta tu futuro y no puede ser ignorado. Actuar no es algo que uno aprende leyendo entre cuatro paredes, o viendo películas y películas. Sólo aprendes haciendo. Estás siempre en una posición de dar y recibir. Tomas algo de cada papel, de cada uno con quien trabajas, aprendes de ellos. Yo fui realmente afortunado al respecto. Siempre pude trabajar con personas de quienes he aprendido muchísimo. 

 

Sos de los pocos actores en Turquía que se arriesgan a interpretar personajes muy diferentes entre sí, ¿por qué lo haces?

Prefiero elegir papeles que me hagan crecer y aprender cosas nuevas. Por supuesto, la edad de uno tiene un impacto también. Los papeles que a uno le ofrecen a los 32 son diferentes que los papeles ofrecidos a los 22. Además, cómo miro la vida, en este sector, lo que quiero de la vida, todo cambia a medida que envejecemos. Y todo esto afecta en cómo interpretar un personaje, y mientras traigo todos estos cambios, o puntos de vista de cómo hacer un papel, afecta en cómo me encuentro con la audiencia también.